En la ciudad de Buenos Aires, la aprobación de la gestión del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aumentó del 65,6% al 67,6%. Aunque su rechazo también subió más de un punto a 27,2%, reduciendo así el porcentaje de indecisos. Políticamente, uno de los datos más interesantes resulta del análisis cruzado de preferencias electorales: a pesar de la grieta un 43.4% de los simpatizantes de la gestión de Alberto Fernández a nivel nacional también ve con buenos ojos la administración porteña.

 

Con los datos de agosto, Rodríguez Larreta se consolida como el político con mejor imagen (49,7% positiva y 16,6% negativa), relegando al segundo lugar a Alberto Fernández (47,8% positiva y 26,4% negativa). El tercer lugar es para la ex gobernadora María Eugenia Vidal quien, a pesar de haber sido recientemente derrotada en las elecciones, ostenta un 41% de imagen positiva y un 31,4% de negativa. Estos número la ubican por encima del gobernador Axel Kicillof, que suma una aprobación del 34,1% y un rechazo del 44,3%.

 

Por su parte, la vicepresidenta Cristina Kirchner mantuvo su aprobación en un 32% pero sumó algunos puntos extras de rechazo (55,5% de imagen negativa). Mauricio Macri logró una leve mejora en sus resultados que, no obstante, lo dejan bastante atrás entre las preferencias de los argentinos: apenas un 19,8% de aprobación contra un 55% de rechazo.

 

Consultados sobre los principales problemas del país, los argentinos volvieron a poner a la corrupción en el primer puesto (30,5%). Luego quedaron la inseguridad (19,5%) -que experimentó una suba de más de cuatro puntos-, la desocupación (15,4%), la pobreza (12,8%) y la inflación (9,8%).